El enfoque tántrico del cibersexo

Vivimos en una era de realidad virtual que penetra cada área de nuestra vida. Todas estas tecnologías cibernéticas son tan mágicas en su relevancia para el mundo interior de las imágenes y la imaginación. Permiten crear una representación electrónica de cosas típicas, de acciones cotidianas. El sexo no es la excepción.

La frase “cibersexo” apareció relativamente recientemente en relación con el desarrollo de nuevas tecnologías informáticas. Incluye una amplia gama de fenómenos, desde juegos eróticos de computadora y sitios pornográficos. Pero, de hecho, existía antes de la era de las computadoras. Para ser precisos, las fantasías eróticas, los sueños, el uso de literatura pornográfica, películas y diferentes formas de striptease también se pueden considerar como variedades de sexo virtual. Pero durante la era de la computadora, el erotismo virtual comienza a crecer como una bola de nieve, amenazando con suplantar las formas tradicionales de sexo. Además, la participación misma de la psicoenergética de una persona es mucho mayor en un entorno interactivo de computadora que durante la contemplación pasiva de imágenes eróticas.

¿Es el cibersexo una práctica tántrica?

A primera vista, el cibersexo puede parecer nada diferente de lo que estamos acostumbrados a llamar “masturbación”, ya que se basa en la autoestimulación y el auto-placer a través de chats y cámaras web. Además, algunos científicos y espiritistas creen que tratar con un compañero virtual es lo mismo que tratar con una imagen visual, sonora o táctil, de modo que el segundo cuerpo sutil, así como la energía complementaria, están ausentes. Por lo tanto, según su opinión, el cibersexo no tiene nada que ver con los elementos de la transformación tántrica de las energías. Aquí la energía fluye hacia el espacio circundante, aliviando la tensión sexual emergente, o está siendo absorbida activamente por un sutil parásito material. En otras palabras, el intercambio de prana, o fuerza vital, es imposible y se viola toda la estructura de interacción de energía sexual.

¡Pero no saltes a conclusiones! El sexo cibernético se trata de áreas de tensión auto masajeadas. Se trata de tirar, presionar, tocar, tocar, emplumar, frotar y masajear suavemente los centros de energía del chakra frente a la pantalla. Los sexólogos insisten en que el sexo virtual tiene muchas ventajas. Por ejemplo, desarrolla la imaginación muy bien, ayuda a uno a investigar su propio cuerpo y elimina diferentes complejos. Y muchos espiritistas están de acuerdo en que el cibersexo podría ser una aventura tántrica inolvidable, donde las fantasías interactivas se elevan a nuevas alturas. Virtual Tantra es un nuevo medio en el ámbito sexual que nos enseña nuevas formas de relacionarnos con nuestro cuerpo, sexualidad y arte. Este tipo de amor confirma que realmente no hay fin a la profundidad de la apertura erótica.

La opinión del profesional

Es bien sabido que el amor propio se ha convertido en una práctica tántrica. Basado en este punto, el cibersexo es una técnica individual de intercambio de energía sexual. “A través del Tantra, podemos llegar a comprender que nosotros mismos somos la fuente de energía sexual y que el otro solo está activando lo que ya está en nosotros. En los niveles tántricos más profundos, entonces, ya no soy yo, tú o la atracción entre nosotros. Todos están conectados en una Unidad global (o en una orgía cósmica, si esa es su preferencia) ”, dice Ivo Quartiroli en su libro T the Digitally Divided Self: Renunciando a nuestra Conciencia a Internet . Entonces, el cibersexo está ampliando las posibilidades de intercambio y transformación de energía sexual. Realmente no importa en el camino del autodescubrimiento si su pareja es un humano o un juguete sexual.

Ivo Quartiroli asegura: “A través de las reuniones de cibersexo, que son casi exclusivamente con socios extraños, incluso podemos acercarnos a una actitud tántrica donde jóvenes, viejos, hermosos, feos, delgados o gordos ya no importan. Fluimos con la pura energía sexual. Incluso podemos exportar esa misma actitud a nuestra vida fuera de línea. Tantra se trata de “no elegir”, fusionándose con la energía sexual en sí misma. Las preferencias sobre la forma del cuerpo se ven como las construcciones mentales que son. Pero ampliar nuestra conexión más allá de las preferencias mentales puede ocurrir solo después de que tengamos un centro cardíaco maduro y la capacidad de experimentar plenamente nuestras sensaciones corporales. No es compatible con ninguno de los dos factores “.

Y finalmente…

La esencia de nuestra existencia es sexual. No importa si somos ricos o pobres, hombres o mujeres, atractivos y brillantes o modestos y tímidos, somos una energía sexual potencial, tanto placentera como poderosa. Depende de usted si elegir el sexo cibernético o apegarse a los tipos de amor más tradicionales, pero de cualquier manera, su energía sexual debe ser compartida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.